¡Selva, Mar, Costa y Sierra!

4° parada: Cuzco

Ya había visitado esta ciudad 8 años atrás, pero me volví a enamorar de ella. Está ubicada a 3.399 metros sobre el nivel del mar. Suelen recomendarles a las personas que llegan a Cuzco, que se tomen 2 días para aclimatarse a la altura y así evitar sufrir el soroche (mal de altura). Lo más alto que estuve en mi vida fue en el Paso de Warmihuañuska, una montaña dentro del Camino del Inca, a 4200 metros sobre el nivel del mar. Puedo asegurar que el cuerpo lo siente. No se pueden hacer movimientos muy rápidos porque la falta de aire se nota mucho y te cansás enseguida. Más allá de los recorridos turísticos que existen, me gustó mucho subir a la cima del Huayna Picchu, desde arriba se puede ver por completo la Ciudadela de Machu Pichu mientras las nubes van y vienen, como si estuvieran bailando. 

 

5° parada: Iquitos

Desde la ventanilla del avión pude ver muchos brazos de agua que parecían serpientes moviéndose y, con el atardecer siendo testigo de nuestra llegada a Iquitos, no había dudas de que estábamos entrando a la selva peruana. En esta ciudad abundan las taxi-moto, una combinación única entre una motito y un carrito donde se sientan los pasajeros y se puede poner un bolso, no mucho más. El viaje en taxi-moto es muy movedizo y el viento entra por todos lados, yo terminé toda despeinada. 

Ricardo y Marta, una pareja peruana con quienes compartimos casi una semana de estadía e historias del lugar, nos estaban esperando en su casa para darnos la bienvenida. Marta es profesora y tiene alumnos/as que viven en las comunidades de la costa del Río Amazonas, el más largo y caudaloso del mundo. Con ella aprendimos mucho sobre la educación en esa zona del país y las dificultades que atraviesan quienes no viven tan cerca de la ciudad. Junto a Ricardo recorrimos la ciudad a pie y conocimos toda la historia de la fiebre del caucho, que hizo famosa a Iquitos a principios del siglo XX. Muchos de los edificios todavía conservan los pintorescos mosaicos originales, lo que  demuestra la riqueza arquitectónica que tiene para ofrecer la ciudad.

 

Antes de finalizar nuestro recorrido, visitamos la Isla de los Monos, un lugar al que llegamos en lancha desde el Puerto y que funciona como un centro de rescate, rehabilitación y liberación para muchos monitos. Hay personas que voluntariamente trabajan allí y se pueden recorrer algunos senderos muy lindos. Eso sí, los mosquitos están por todos lados y los monos pueden robar anteojos, comidas y cámaras de fotos, así que ¡hay que estar muy atenta!

No podía irme de Iquitos sin probar la famosa brochette de gusano, ¡volvería a incluirlos dentro de mis comidas preferidas!

 

Tuve la suerte de poder viajar 2 veces a Perú y, en cada oportunidad, comprobé que la cultura peruana es riquísima en historia y sabores. Su gente es cálida, hospitalaria y muy cariñosa. Viajando por el país me sentí súper cómoda y, en cada rincón, descubrí particularidades de una nación única en su manera de apreciar la vida. Ojalá esta guía te haya motivado para investigar más sobre este increíble país, su cultura y lo sumes como destino para visitar en tu pasaporte intrépido.

¡Más links sobre Perú que te pueden interesar!

Recorrido virtual por el Museo Tumbas Reales de Sipan  https://visitavirtual.cultura.pe/recorridos/MTRS/museo-tumbas-reales-sipan/index.htmlfbclid=IwAR3hNTvxmVROyQdv8o0HT_uhQU2oUUqwF6VxYtcmmj_lJklBwf51fWV-EPk 

Más características del oso de anteojeras: https://atlasanimal.com/oso-anteojos/ 

Más info sobre el mal de altura: https://www.perurail.com/es/blog/mal-de-altura/ 

Más info de Hayna Picchu: http://www.huaynapicchutravel.com/