REGAR Y FLUIR ¡CON UN CORDÓN!

Texto: Tatiana Piotte   Fotografía: Anne Sztejnberg

Aprendé a fabricar este sistema de riego para macetas o… un sorbete para tus plantas.
Captura de pantalla 2021-06-28 123140.jp
VAS A NECESITAR:
  • Un bidón de agua vacío

  • Tijera

  • Cordones de algodón (del doble del tamaño del bidón)

  • Vinagre

  • Corcho

PASO A PASO:

1. Llena el bidón con bastante agua y una parte de vinagre de vino (esto último es para regular y equilibrar el PH del agua). Dejalo reposar.

2. Cortá los cordones del doble del tamaño del bidón ¿Cuántos? Tantos como macetas quieras regar.

3. Empapalos en agua y ya hinchaditos introducilos por un extremo en el bidón y el otro ponelo en las macetas, enterrándolos un poquito.

4. Realizá tajitos en la tapa del bidón para que los cordones salgan con facilidad y pegá un corcho para cerrarlo. De esta forma no entrarán plagas.

¿CÓMO FUNCIONA? Por la CAPILARIDAD viajar y ascender por canales minúsculos e ir invadiendo pequeños , una propiedad del agua que le permite espacios. Esto sucede por ejemplo al regar o llover: el agua queda atrapada entre los mini-espacios de aire y las partículas de suelo y espera a que las raíces de las plantas la absorban a través de sus pelitos o pelillos.

En este experimento podemos apreciar cómo funciona la capilaridad dos veces: primero, por el agua que irá invadiendo e hinchando los cordones, ya que se trata de un MATERIAL POROSO. Y segundo, porque a través de los cordones el agua va a ir viajando del bidón a las macetas, y allí las plantas absorberán con sus raíces todo el líquido que necesiten (ni más ni menos).

¡Ojo! Este sistema de riego debe ser temporal y renovarse el agua periódicamente. ¡Ya no hay excusas para empezar con la huerta!