Einstein tenía razon de nuevo. Las ondas gravitacionales se ven.


Cien años después de que Einstein predijera la existencia de la ondas gravitatorias, investigadores las pudieron observar y anunciaron que sí, existen. Se trata de algo similar a lo que ocurre cuando tiramos una piedrita al agua y crea ondas (guardá esa imagen en tu cabeza), pero esto es a escala cósmica: las ondas gravitacionales son olas que se crean cuando enormísimos objetos (cosas enormes tamaño mar, país, o sea, bien bien grandes) chocan o se mueven o explotan.

Estos movimientos son cataclismos, fenómenos violentos o catastróficos del Universo que provocan ondulaciones en el tejido del espacio-tiempo (algo así como una mega gigante manta, que se ondula). Por ahora, las ondas gravitacionales se pueden captar en sucesos de alta energía: cuando explota una supernova, se forma un agujero negro, chocan estrellas, etc.

La predicción de Einstein se deriva de la Teoría General de la Relatividad presentada en 1915. Las ondas gravitacionales se intentaron comprobar desde la década de 1960, con la creación del primer detector de barras. Este intento no resultó pero inició el desarrollo y perfeccionamiento que logra que en 2015 los científicos de LIGO confirmen las mismas ondas gravitacionales por observación directa desde distintos instrumentos.

A veces, las ideas se adelantan tanto a nosotros que pueden pasar cien años hasta que podamos verlas.

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Facebook Social Icon
  • Instagram
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Pinterest Social Icon