SOÑANDO EN LAS NUBES

Texto: Melisa Gabbanelli   Ilustración: Maria Elda Lema

¿Sos de encontrar formas en las nubes, revisar el pronóstico del clima en tu celular o fanática de llevar paraguas en la mochila? Esta nota es para vos.

Inés Camilloni nunca imaginó que la física y las matemáticas serían sus aliadas para decidir estudiar Meteorología en la Universidad de Buenos Aires.

 

“Para mí la ciencia no era un tema en mi vida, pero fui a una charla sobre Meteorología y me gustó mucho. Hoy me dedico a estudiar temas de la atmósfera que impactan en las personas y a entender cómo las acciones humanas impactan sobre el clima”.

 

El tema del cambio climático fue una bisagra en su carrera. Inés lo define como el proceso en el que cambian variables de la atmósfera (temperatura, humedad, velocidad del viento, ocurrencia de tormentas, olas de calor, sequías, inundaciones) como resultado de acciones humanas. Principalmente se vincula con quemar petróleo, carbón, gas natural para producir energía, liberando en la atmósfera gases de invernadero que producen un aumento de la temperatura. Al modificarse las condiciones del clima, muchas especies animales y vegetales se ven obligadas a desplazarse buscando esas condiciones a las que estaban habituadas. Cuando no logran hacerlo, se extinguen.

“A LA COMUNIDAD INTRÉPIDA QUIERO CONTARLES QUE PUEDEN AYUDAR AL PLANETA AHORRANDO ENERGÍA Y HACIENDO UN USO RACIONAL Y RESPONSABLE DE LOS RECURSOS. ES IMPORTANTE QUE A NUESTRA CASA, EL PLANETA, LA CUIDEMOS JUNTES”

¡HAY 3 INSTRUMENTOS METEOROLÓGICOS QUE ESTÁN BUENÍSIMOS!

Globos especiales: se lanzan y llegan a 10 km de altura. Cuentan con sensores internos que miden la temperatura y el viento mientras va subiendo.

Heliofanógrafo: se utiliza para medir cuánto dura la luz del sol. Es una esfera de vidrio con una escala de tiempo que recibe los rayos del sol, los concentra y va quemando un papel (que está por detrás). Sirve para saber a qué hora sale y se pone el sol.

Hidrómetro: se utiliza para medir los cambios en el porcentaje de humedad, a través de un haz de cabello. Dependiendo de la cantidad de humedad, el pelo se alarga o se acorta. Este instrumento mide cómo se va modificando la longitud del pelo

El cambio climático, como lo conocemos, se inició a partir de la Revolución Industrial (siglo XVIII) con el uso intensivo del carbón. También existen procesos que se llaman “cambios climáticos naturales”, por ejemplo, cuando un volcán hace erupción y las cenizas se incorporan a la atmósfera. Estos cambios no tienen ni la duración ni la magnitud de los cambios que vemos actualmente como consecuencia de acciones humanas.

¿Sabías que el cambio climático es la 3° causa de pérdida de biodiversidad?

Inés sostiene que necesitamos cambiar las formas con las que producimos energía actualmente y empezar a utilizar fuentes renovables a partir del sol, viento o mareas. Actividades como la ganadería y la agricultura liberan gases nocivos y es importante repensar una forma más amigable con el ambiente, que sea sostenible en el tiempo.

Podes seguir las noticias que Inés comparte sobre clima en Twitter @InesCamilloni y conocer más sobre el Servicio Meteorológico Nacional en www.smn.gob.ar